Saltar al contenido

Las mejores paelleras eléctricas

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

Hacer una paella no es algo sencillo, de hecho para lograr una buena paella se necesitan de muchas horas de práctica en la cocina y otras tantas paellas en nuestro haber, con sus aciertos y desaciertos.

No ser unos expertos, no nos quita las ganas de poder disfrutar de hacer una paella de vez en cuando, más si la cocina está entre nuestras actividades favoritas.

Las paelleras eléctricas facilitan muchísimo el trabajo, para los que no somos expertos en la materia. Los expertos han elegido algunas entre tantas para orientarnos en nuestra elección, y han optado como su favorita a la [amazon link=»B0055ZT772″ title=»Orbegozo PZ 8100″].

[amazon box=»B0055ZT772″ description=» «]

¿Por qué una paellera eléctrica?

Sobre todo por la facilidad que nos brindan en la preparación y porque su manejo es verdaderamente sencillo. La temperatura puede ser mejor controlada y asegurarnos de que las terminaciones van a ser las deseadas.

Son un todo en uno, ya que la paellera y el paellero vienen en conjunto, a diferencia de las paellas convencionales en donde el paellero, debe adquirirse aparte.

Son más aptas para las cocinas. La fuente de calor se alimenta a electricidad mediante un termostato; a diferencia de las convencionales en dónde es necesario conectar el paellero a una bombona de butano, con el debido espacio y esfuerzo que conlleva la bombona.

Algunos expertos las prefieren porque aseguran que como en las preparaciones llevan una menor porción de aceite gracias al material antiadherente, los platos son más saludables.

Es cierto que uno compra una paellera eléctrica con el fin de hacer una paella, pero incluso su uso es mucho más versátil. Podremos hacer desde filetes hasta pizzas, puesto que su superficie distribuye el calor de forma uniforme. Además sus bordes son altos y algunos modelos incorporan una tapa de vidrio, siendo ideales para cocciones que necesiten cocinarse en su propio jugo y aroma, como las cazuelas.

No necesariamente su uso tiene que estar restringido a la cocina. Se conectan a la corriente eléctrica, con lo cual bien nos vale tanto para el jardín como para llevarlo de viaje, puesto que tampoco ocupan tanto espacio ni pesan demasiado.

A tener en cuenta

Si en casa somos muchos o estamos pensando en adquirir una paellera para reuniones familiares o de amigos, debemos tener en cuenta que tenga una gran capacidad. Cuántos más comensales, mayor tendrá que ser la capacidad de la paellera. Si vamos a utilizarla para realizar otro tipo de cocciones, también debemos contemplar que las porciones que queramos preparar sean aptas a su capacidad.

Un aspecto que va de la mano con la capacidad, es el tamaño y esto influirá en el espacio de guardado. Si buscamos una paella con gran capacidad, tendremos que pensar en un espacio de guardado amplio. Muchas de ellas tienen un diámetro que oscila entre los 25 a 40 cm.

Al ser eléctricas, funcionan mediante un termostato que permite regular la temperatura. Algunos modelos permitirán regular los grados, mientras que otros nos darán opciones de temperatura en rangos como “alto”, “medio” o “bajo”.

Las paellas llevan su tiempo de preparación, hay que hacerlas con calma y mimo. Aun así, una de las ventajas de una paellera eléctrica es que reduce los tiempos de cocción, siempre y cuando tengan la potencia adecuada. Cuanto mayor sea la potencia, menor serán los tiempos de cocinado; siendo a partir de 1200 W la potencia ideal.

En una paellera convencional, la paella suele pegarse; es cierto que esto le da un cierto toque y a más de uno nos gusta raspar con la cuchara esa parte; también es cierto que limpiarla no suele ser sencillo. La ventaja de las eléctricas es que cuenta con un recubrimiento antiadherente, que evita que el arroz se pegue, siendo incluso mucho más sencillas de limpiar. Claro que no podremos comer directamente de ellas con la cuchara, porque correríamos el riesgo de arruinar el antiadherente.

Si el material es el teflón, debemos prestar atención y que esté libre de PFOA, ya que es un material tóxico que con las elevadas temperaturas puede degradarse y migrar a los alimentos. Otra alternativa si el teflón no es de nuestro agrado, son las que tienen recubrimiento cerámico.

Las asas, pero no cualquier tipo de asas, una que nos asegure que cuando cojamos la paella no nos quemen las manos. No solo son importantes porque evitan que el calor se transmita y nos quememos, también son muy útiles porque permiten llevar la paella a la mesa y y ayudarnos de ellas al momento de servir.

La estabilidad de la paellera durante el cocinado, vendrá de la mano de la superficie antideslizante que traiga en su base. Algunos modelos incorporan un diseño de base, que de por sí hacen que la estabilidad sea mucho mejor que con cualquier accesorio antideslizante.

Son muy sencillas de limpiar, y para esto es recomendable que el termostato sea extraíble. Además como hemos mencionado anteriormente, el material antiadherente contribuye en que la limpieza sea sencilla, ya que evita que los ingredientes se “peguen”.

Muchos fabricantes detallan que son aptas para el lavavajillas, los expertos en esto siempre prefieren ser cautelosos, los detergentes de los lavavajillas suelen ser mucho más abrasivos y dañar la anti adherencia. Lo ideal es lavarlas a mano, con un detergente convencional y algún paño o esponja suave.

Pueden traer consigo algunos accesorios, aunque en la mayoría de los modelos esto no ocurre. Pero podemos encontrar algunas con tapa de vidrio, que incluso cuenten con una válvula a presión en su tapa (similar a la olla de presión) que nos ayudará a realizar un cocinado en mucho menor tiempo, accesorios de cocina como espátulas, bocas de drenaje para las grasas y aceites extra, tapas de bloqueo, etc.

No suelen ser costosas, el precio de una paellera eléctrica puede rondar entre los 30 y 60 €. Claro que algunas más sofisticadas, puede estar por encima de éste rango.

La mejor paellera eléctrica: Orbegozo PZ 8100

[amazon box=»B0055ZT772″ description=» «]

Simple, sencilla, versátil y económica; por eso la preferida por los expertos. Con sus 44 cm de diámetro, se puede considerar una paellera de gran tamaño, ideal si en casa somos muchos o tenemos pensado hacer una pequeña reunión.

Su gran capacidad no solo está dada por su amplio diámetro, sino por su altura de 16,5 cm, característica que al mismo tiempo le aporta versatilidad, puesto que con ella no solo podremos preparar paellas, sino también cazuelas y guisos.

En toda su superficie tiene un recubrimiento antiadherente, tanto en su base como en sus bordes. No solo evita que las preparaciones se nos “peguen” sino también que sea mucho más sencilla de limpiar.

La textura del material en su exterior, ayuda a que el calor se distribuya de forma uniforme por toda la paellera, cocciones como tortillas y pizzas que necesitan de una buena distribución del calor en la base de cocción, pueden ser preparadas sin ningún tipo de problema con ésta paellera.

A diferencia de otros modelos, las asas en esta paellera están fijas permitiendo un mejor agarre y sujeción. El asa, además de ser lo suficiente aislante del calor, es amplia y cómoda para cogerla, tiene una pequeña rebarba que evita que al transportarlo el asa se nos escurra.

Trae consigo una tapa de vidrio, con un asa aislante y un orificio, la válvula de seguridad. Esta hace que el vapor excedente se libere con un doble beneficio, por un lado evita que la presión interior producto del vapor expulse la tapa de vidrio, además favorece el cocinado, evitando que los ingredientes terminen hirviéndose producto del vapor. Además, el diseño cóncavo hace que el líquido del vapor condensado se libere hacia los laterales, conservando la humedad en las preparaciones pero evitando que caigan como gotas sobre la paella y que no se termine formando la tan deseada capa tostada, la socarrat.

Cuenta con un termostato regulable y extraíble, con 1500W de potencia; no solo podremos hacer grandes raciones por su tamaño, sino que gracias a su buena potencia nos aseguraremos de que los tiempos de cocción no serán muy extensos. La desventaja es que al llegar a la temperatura se apaga en lugar de mantenerse caliente, volviéndose a encender si nota que la temperatura desciende; al momento de rehogar o hervir esta variante de temperatura hace que tengamos que ajustar el termostato en varias ocasiones, resultando un poco engorroso.

Su costo es de un poco más de 30 €, siendo una de las más económicas pero al mismo tiempo conveniente, ya que cumple con todo lo básico que a una paellera eléctrica se le puede pedir.

Otras opciones

Palson Evelyn

[amazon box=»B000G7P78C» description=» «]

Robusta, dado su espesor de 5 mm. Además el grosor ayuda a que el calor se conserve mucho mejor en su interior y que el cocinado sea mucho más rápido.

En tamaño es similar a la Orbegozo, solo que en la paellera Palzon el diámetro es más bien ovalado de unos 48,2 x 39 cm. De todas formas estamos hablando de una paellera de gran tamaño, que nos servirá para preparaciones abundantes.

Su altura en cambio es menor que la Orbegozo, de 14 cm de alto. No le quita versatilidad, podremos preparar tanto paellas como pizzas y tortillas. Solo que en las preparaciones como las cazuelas, debemos tener un poco más de cuidado con la cantidad de ingredientes y que al agregar el caldo ni nos quedemos cortos, ni este se rebase.

Está fabricada con material antiadherente. En su base tiene un espesor de aluminio, lo que nos asegura que el calor se distribuya de manera rápida e uniforme y que al mismo tiempo su uso sea apto para cocinas eléctricas; aunque aquí la desventaja es que si la usamos sobre la cocina, no tendremos asas de las cuales coger la paellera.

Hablando de asas, no están incorporadas pero son mucho más grandes que en la paellera Orbegozo. Al ser curvas y tener un orificio en el medio mejoran el agarre haciéndolo más cómodo y seguro. No solo sirven para desplazar y servir la paellera, sino que son la base de apoyo de la misma, brindándoles estabilidad y sujeción sobre la superficie dónde esté apoyada.

Su termostato es regulable en varias opciones de temperatura (no en grados), cuenta además con una potencia de 1500 W, con lo cual tendremos velocidad asegurada en el cocinado.

La tapa es similar a la Orbegozo, con un asa para evitar quemarnos y válvula de seguridad. También es cóncava evitando que la superficie de la preparación se humedezca. Al cerrar la tapa, esta queda coincidiendo con el borde de la paellera y no dentro del borde como sucede con la Orbegozo, esto no quiere decir que el vapor líquido se vierta por el costado, sólo que para algunos expertos, el cierre de la Orbegozo es mucho más hermético.

Su precio ronda los 40 €, un poco más costosa pero dentro del rango medio de precios para éste tipo de paelleras.

Princess Multi Wonder Chef Pro

[amazon box=»B00172B2DE» description=» «]

Similar a la Palson aunque con algunas diferencias a favor y otras no tanto.

De menor tamaño, ideal si en casa no somos tantos para evitar que sobre comida en demasía, con un diámetro de 35 cm. De altura es la mitad más baja que la Palson o la Orbegozo, de unos 7 cm, con lo cual su versatilidad está más limitada a pizzas, tortillas, carnes asadas, preparaciones salteadas o cazuelas que no lleven mucho caldo.

Su termostato es extraíble para facilitarnos la limpieza. Lo que les ha gustado mucho a los expertos son las indicaciones de temperatura que trae incorporadas: permite seleccionar la temperatura, de 80º a 215º, pero a cada rango de grados le asigna un color diferente y esto nos ayuda a orientarnos para saber si la temperatura que estamos escogiendo par el cocinado es tibia, moderada o muy caliente.

La potencia del termostato es de las más altas, con 1800W; si a esto le sumamos su menor tamaño, el cocinado rápido lo tendremos más que asegurado. Algunos expertos han notado la conexión del termostato a la cazuela a veces no hace el debido contacto, por esto los expertos señalan que mejor lavarla a mano y con el debido cuidado en esa zona. Está preparado para recibir voltajes de 220 a 240v, aun así prestar atención con esto y sobre todo, no utilizarlo siempre en temperaturas elevadas, puesto que podremos cargarnos la vida útil del termostato en muy poco tiempo.

Las asas son un detalle que no ha convencido del todo a los expertos. Son lo suficiente aislantes, pero el tema es que al ser tan delgadas no son tan cómodas y hacen que agarre no sea tan sencillo como con otras paelleras.

Cuenta con material antiadherente para un mejor cocinado y fácil limpieza. A lo igual que la Palson, su base es de aluminio, permitiendo distribuir el calor de manera rápida e uniforme y que al mismo haciendo que sea apta para cocinas eléctricas.

La base de apoyo tiene cuatro patas reforzadas y fabricadas en material anti-deslizantes, que evitan que la paellera se escurra mientras cocinamos.

Su tapa es de vidrio con asa aislante y válvula de vapor de seguridad. Como accesorio extra trae consigo una espátula de madera.

El costo es un poco más elevado, rondando casi los 50 €.

Clatronic PP 3401

[amazon box=»B00MTU2WIC» description=» «]

Una opción con antiadherente distinto al resto, puesto que está recubierta con cerámica, ideal para aquellos que no simpatizan mucho con el teflón.

De unos 36 cm de diámetro y altura de 11 cm, nos permitirá cocinar menores porciones que la Orbergozo o la Palson, aunque con la misma versatilidad, desde paellas hasta cazuelas.

Su tapa de vidrio con asa aislante y válvula de vapor de seguridad, se cierra quedando por dentro de borde de la paellera y no sobre él, a lo igual que en la Orbegozo, logrando un cierre más hermético.

El termostato extraíble, permite regular la temperatura de acuerdo a 5 posiciones. Cuenta con una potencia de 1500 W, y dado su tamaño es suficiente para que no demore demasiado con los cocinados. Además la textura de su material exterior ayuda a que el calor se distribuya de manera uniforme. Una particularidad de éste termostato con respecto a los demás, son las funciones de “Keep Warm” que permite mantener la cocción caliente después del cocinado, pero también realizar cocinados al vapor y descongelar alimentos; y la función de calentamiento rápido, ideal para calentar comidas preparadas con anterioridad.

Las asas están fabricadas con aislamiento de calor, al ser curvas facilitan el agarre a pesar de no ser muy anchas. Un detalle que suma, es que la parte de las asas que está en contacto con la paellera tiene un borde alto para evitar que al cogerla podamos entrar en contacto con ella y quemarnos.

A lo igual que la Palson, su costo ronda los 40 €.

Taurus Creta Premium

[amazon box=»B0156RF8B2″ description=» «]

Si buscamos una paellera potente, esta es una excelente opción puesto que cuenta con 2000W de potencia. Si a esto le sumamos que su tamaño es intermedio, con un diámetro ovalado de 49 x 38 cm, podemos estar más que seguros con ella podremos preparar cantidad en poco tiempo. Sin embargo no cuenta con tanta profundidad, tan solo unos 8 cm, que nos permitirán preparar además de paellas, algún tipo de cazuelas.

Fabricada en aluminio fundido y recubierta con material antiadherente, que la hacen resistente y durable. Además de asegurarnos de que el calor se distribuya por toda su superficie y laterales, nos facilita la limpieza.

Su termostato permite temperaturas en 5 posiciones, con la opción de una temperatura mínima que nos puede mantener para mantener caliente los alimentos.

La tapa es de vidrio, similar al resto, con un asa aislante y una válvula de salida de vapor. Las asas son similares a la Palson y como tales, al ser curvas, anchas y tener un orificio en el medio, mejoran el agarre de la paellera haciéndolo más cómodo y seguro. Las mismas asas se continúan en 4 patas antideslizantes que la aportan sujeción y estabilidad a la paellera.

A lo igual que la Princess, su costo es un poco más elevado que el resto, sobrepasando los 50 €.