Saltar al contenido

Los mejores irrigadores dentales

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

Los irrigadores dentales se han convertido en un paso más de nuestra higiene bucal diaria. La limpieza que proporcionan estos aparatos que complementan al cepillo de dientes e hilo dental los hacen especialmente atractivos.

Actualmente existe la suficiente variedad de irrigadores como para que podamos pensar en qué características nos convienen y así, escoger el mejor para nosotros.

Nuestro favorito es el [amazon link=»B00HFQQ0VU» title=»Waterpik 660″], respaldado por más de 70 estudios independientes y porque cuenta con la certificación de la American Dental Association. La marca en sí también es un respaldo de calidad y confianza, ya que desde la década del 60 Waterpick es puntera en la creación de productos innovadores para el cuidado de la salud oral.

[amazon box=»B00HFQQ0VU»]

Claves para elegir nuestro irrigador dental

Lo primero, por si alguien aún no lo sabe, es explicar qué es y para qué sirve un irrigador dental.

Es una máquina pequeña que con diferentes terminales (cada uno el suyo) suelta un chorro de agua a presión con el objeto de poder limpiar la boca mejor incluso que el hilo dental.

Porque los irrigadores tienen la gran virtud de que con su chorro de agua son capaces de llegar a las partes más difíciles de nuestra boca, como las zonas interdentales, la línea de las encías, la bolsa periodontal o las muelas del juicio.

Y así, son probablemente el sistema más eficaz para eliminar los restos de comida y la placa bacteriana, y el mejor complemento al cepillo de dientes.

Realmente deberíamos utilizar el irrigador bucal una vez al día, preferiblemente tras el cepillado de dientes de la noche, y durante unos dos minutos.

Para utilizarlo bien es importante dirigir el chorro de agua a presión tanto a sus dientes como a sus encías.

Irrigadores 2 en 1 o especializados

Para hacer más fácil una limpieza completa diaria de boca, actualmente muchos irrigadores traen incorporado también un cepillo de dientes eléctrico que se puede cargar en la misma base que el irrigador. Esta solución 2 en 1 es muy atractiva para aquellos que no tengan aún un cepillo eléctrico y busquen un aparato completo.

Si ya disponemos de cepillo de dientes encontraremos aparatos que incluyan únicamente la función del irrigador, y que serán más baratos.

¿Dónde lo vamos a usar?

Es fundamental tener muy claro el uso que le vamos a dar y el lugar en el que lo vamos a tener.

Si buscamos un irrigador para utilizarlo en casa, podremos acceder a casi cualquier producto con unas características mínimas.

Sin embargo, si pretendemos llevarlo de viaje o utilizarlo en la oficina, tendremos que acudir a las versiones más pequeñas (portátiles) de los irrigadores. Aunque no suelen tener la presión tan lograda como los de uso en el hogar, cada vez se parecen más en prestaciones.

Modo de carga

También dependiendo de dónde queramos ponerlo, podremos escoger entre irrigadores inalámbricos (con batería o pilas) y los que se conectan a la corriente.

Si escogemos los que van por cable, tendremos que asegurarnos de que éste es lo suficientemente largo como para utilizarlo sin problemas.

Los portátiles funcionan habitualmente con pilas.

Recipiente del agua

Otra de las cuestiones fundamentales a la hora de pensar en el irrigador que vamos a comprar son las medidas del depósito de agua. Será importante que puedan almacenar la cantidad suficiente para poder limpiar toda la boca de una vez y no tener que parar la tarea a medias por rellenar.

Por ejemplo, los irrigadores portátiles acostumbran a contar con un depósito de entre 150 o 200ml. Una cantidad que no suele durar más de 40 segundos de uso, por lo que deberemos rellenar más de una vez el irrigador.

Sin embargo, los del uso en el hogar cuentan con depósitos lo suficientemente amplios como para que le demos uso varias veces antes de volver a rellenarlo. Y su capacidad está entre los 300 y los 1.000ml.

Impulsos por minuto

Es una de las cifras fundamentales en las que nos tenemos que fijar a la hora de decidir qué irrigador queremos comprar.

Los impulsos por minuto nos indican la potencia con la que sale el agua. Y aunque generalmente se puede regular la intensidad de salida y lo más probable es que no utilicemos la máxima potencia… para eliminar la suciedad más incrustada y resistente necesitaremos un mínimo a partir de los 1.200-1.400 impulsos por minuto.

Tipo de salida de agua

La intensidad de salida del agua podremos regularla a través de varias posibilidades:

  • Chorro continuo: sale un chorro individual y constante.
  • Multijet: lanza pequeños chorros discontinuos para eliminar residuos especialmente incrustados.
  • Anillos reguladores: Habitualmente sólo están presentes en los modelos más sofisticados, y lo que permiten es regular la intensidad del suministro.

Boquillas

Si somos más de uno de familia será muy buena idea poder tener un solo irrigador para todos. Y no es ni difícil de conseguir ni especialmente caro. Porque basta con comprar un modelo con varias boquillas.

Lo más habitual es que cada boquilla tenga un arito de color. Y una vez repartidos los colores, cada uno podrá utilizar el suyo de forma higiénica.

Pero este extra solemos encontrarlo exclusivamente en los irrigadores más grandes, destinados a un uso en el hogar.

Waterpik 660: Indicado para implantes, ortodoncias y encías sensibles

[amazon box=»B00HFQQ0VU»]

Waterpik no es sólo una marca de referencia en cuanto higiene bucal. Se trata, además, del líder en irrigadores, aparato en el que se consideran una empresa especializada. Y lo son. Por lo que podemos considerar que los irrigadores Watewrpik llevan aparejada una garantía de calidad.

El Waterpik 600 Ultra, concebido para ser utilizado diariamente por varias personas, es uno de los últimos modelos y más robustos que ha lanzado la marca. Con un diseño de funciones y cabezales pensados incluso para las encías más sensibles.

Incluye 7 cabezales para distintos usos: tres clásicos, uno pensado para ortodoncias, uno para la placa más inaccesible en coronas e implantes, uno para tratar para tratar bolsas periodontales y otro para los dientes.

El funcionamiento es realmente simple: colocamos el cabezal que deseemos y damos al botón de encendido. Los 1400 de impulsos de agua por minuto del Waterpick nos ofrecerán una excelente limpieza. El mango cuenta con un botón para controlar la salida del agua y no salpicar en exceso.

Cuenta con diez velocidades, siendo recomendable empezar por las más bajas al inicio si no estamos acostumbrados a un uso regular del irrigador. Y en general, muchas personas considerarán que la potencia a partir del nivel 6 comienza a ser excesiva.

Indicado también para las encías que sangran con el cepillado, con el objetivo de mejorar su limpieza y evitar progresivamente el sangrado.

Por ello entre sus funciones, además de la de irrigador de chorro continuo, cuenta con un modo de masaje con pulso hidráulico, para estimular las encías y mejorar la circulación sanguínea.

La capacidad del recipiente de agua es de casi 600 ml(22oz), que lo sitúa entre los irrigadores con una capacidad media, para unos 90 segundos de irrigacion continua sin necesiad de rellenar el depósito.

Cuenta con un temporizador, que se detiene brevemente a los 90 segundos para que podamos observar que partes de la boca nos falta repasar.

Este modelo de irrigador ha logrado disminuir enormemente el ruido que hacía el anterior de la misma marca, pero aun así, a algunos usuarios les sigue pareciendo un aparato ruidoso.

Uno de los puntos más positivos de este irrigador es que dispone de multitud de accesorios y se pueden comprar por separado. Así que, si estamos buscando un irrigador para una amplia familia, podremos comprar boquillas para cada uno, aunque no vengan todas incluidas en la compra de este pack.

Si buscamos un irrigador potente, de calidad y para un uso intensivo, Waterpik es una gran marca. Este modelo en concreto es una gran solución para combatir la placa y tener las encías sanas y fuertes.

Otras opciones

Mospro: el más compacto

[amazon box=»B0773CB6FZ»]

El irrigador dental Mospro es ideal para aquellos para uso individual o para los que no tenemos mucho espacio en nuestro baño. Con buenas funciones y prestaciones suficientes, es un buena alternativa incluso, para probar este tipo de aparatos si nunca hemos utilizado uno.

Su capacidad en el depósito de agua es mínima, de 200ml, pero sin embargo nos permite utilizar el aparato de forma eficiente, solo que deberemos rellenar el depósito en cada uso.

Se puede desenroscar el depósito para su llenado o para una mejor limpieza del mismo, o rellenarse del desde la apertura lateral sin necesidad de desenroscar.

Eso si no escatima en potencia, con 1800 impulsos por minutos es uno de los más potentes de la comparativa y si bien el depósito hay que rellenarlo en cada uso, su batería tiene una autonomía de 7 a 10 días.

Este irrigador cuenta con tres niveles de presión para evitar molestias en las encías más sensibles. En el mango dispone de un regulador de la potencia para cambiarla de forma rápida y cómoda.

Como accesorios extra, incluye 4 puntas intercambiables diferenciadas por un anillo de color, por si en casa somos más de uno los que utilizaremos el irrigador. Recuerden que deberán llenar el depósito en cada uso.

Aunque, en general, un irrigador no destaca por ser silencioso durante su uso, éste es uno de los que menos ruido y vibración emiten a pesar de su gran potencia. Comparado con los de la competencia, destaca por ser bastante discreto durante su uso.

A pesar de la capacidad no resulta excesivamente grande a la hora de almacenarlo, con sus 30×5 cm, se trata de un producto bastante compacto en comparación con otros irrigadores, cómodo y eficaz para un uso diario personal.

Panasonic EW-DJ10-A: La mejor opción de irrigador portátil

[amazon box=»B0027LSEPS»]

Si lo que estamos buscando es un irrigador para poderlo llevar de viaje o, incluso, al trabajo, esta opción de Panasonic es una de las mejores del mercado.

A pesar de ser un irrigador bastante pequeño, dispone de 2 modos de uso que regulan la presión del agua: uno con flujo de chorro de agua uniforme a presión completa para desalojar partículas de alimentos más grandes entre los dientes, y otro modo más suave para limpiar los dientes sensibles y estimular y masajear las encías.

El depósito de agua es de 160ml, lo que nos obligará a rellenarlo tras 40 segundos de uso. Sin embargo, el depósito es fácil de abrir por lo que no nos supondrá un gran trastorno. En general, para cada uso sólo tendremos que rellenarlo una vez más.

Aunque su gran punto positivo es su tamaño y que es un aparato inalámbrico, la autonomía de su batería es de unos 20 minutos. Claro que, aunque suene a poco, estos veinte minutos nos podrán durar hasta una semana de uso.

Eso sí, para su funcionamiento necesita dos baterías AA, pero teniendo en cuenta que su uso es esporádico no debe suponernos esto un problema, además se pueden utilizar baterías recargables. Para asegurarnos de la larga vida del producto es muy importante secar muy bien el irrigador antes de abrir la base de carga y recambiar las baterías.

Con todo, dentro de los irrigadores portátiles es de los que más potencia tienen, 1.400 impulsos por minuto. Y aunque existen algunos con batería una mayor autonomía debido a la batería recargable, lo cierto es que se suelen quedar muy justos de potencia.

En definitiva, es un irrigador portátil potente y eficaz. Una gran opción si pretendemos un uso esporádico o si queremos llevarlo de viaje sin añadir un peso excesivo.

Waterpik Complete Care 9.0: Un 2 en 1 (cepillo e irrigador)

[amazon box=»B07BG64154″]

De la marca Waterpick, se trata de un aparato de calidad y de los más completos del mercado. Este modelo incluye un irrigador con 4 cabezales diferentes y un cepillo de dientes eléctrico con 2 cabezales de recambio.

En cuanto al irrigador destaca por una buena presión de 1.400 impulsos por minuto, pero sin dañar las encías. Además se puede regular en 10 niveles de intensidad y tiene un depósito de 650ml de agua ideales para 90 segundos de limpieza continua.

La sensación, una vez utilizado, es como estar saliendo de una limpieza bucal del dentista… pero saltándonos la parte del dolor.

Además, el cabezal permite escoger la salida del chorro: 2 cabezales de salida continua para un uso general, otro para utilizar con ortodoncia, uno ideal para implantes y coronas y otro apto para bolsas periodontales; que junto con la posibilidad de regular la presión de agua nos permite utilizarlo sin dolor, pero con eficacia.

En cuanto al cepillo eléctrico, es del tipo sónico (no giratorio) con tres modos de vibración (diario, sensible y blanqueado), cerdas altas y bajas para asegurarnos de llegar a todas las áreas de los dientes y un limpiador de lengua incorporado en el reverso.

El cepillo además incluye un temporizador de 2 minutos, con avisos cada 30 segundos para cambiar de cuadrante de limpieza e e indicador de recarga.

La única pega que pondríamos a este aparato es demasiado potente si nunca hemos utilizado un irrigador de este estilo, por lo que recomendamos comenzar con niveles más suaves e ir aumentando la potencia. Por cierto, no apuntarlo hacia el fondo de la garganta.

Por otro lado, debemos destacar tener en cuenta el tamaño del aparato. Si no disponemos de un baño amplio, este modelo es ideal, ya que es un 2 en 1 bastante compacto, incluso en comparación con el modelo anterior de la marca, ocupa un 40% menos de espacio.

Con este aparato 2 en 1, nos aseguramos una sesión de limpieza bucal en profundidad. Porque ambos dispositivos (el cepillo y el irrigador) destacan por su calidad y potencia para lograr una limpieza profesional y sin dolor.

H2ofloss: El más económico

[amazon box=»B010NNIZQE»]

Se trata de uno de los irrigadores más económicos en relación prestaciones-precio, con un buen depósito (800ml) y bastante versátil.

Entre sus principales características destaca que podemos regular la presión del agua en cinco niveles diferentes con la opción de ponerlo en pausa sin necesidad de apagarlo. Además, cuenta con el botón de control en el mango para poder seleccionar el flujo del agua.

Tiene muy buena presión para una limpieza profunda, 120 impulsos por minutos. Es más, probablemente tengamos que usar los niveles más bajos hasta que nos acostumbremos a un dispositivo tan potente.

Incluye 10 tipos de boquillas para hacerlo adecuado a todo tipo de usuarios. Cuenta con 4 cabezales estándar de distintos colores, ideal si queremos usarlo varias personas. También dispone de 2 boquillas linguales, 2 boquillas periodontales, 2 especialmente diseñadas para ortodoncias y otras dos para favorecer la irrigación y limpieza nasal.

No es un aparato de los compactos, pero en sus 21 x 16 x 26 centímetros están contemplados el depósito de agua, el espacio de guardado de las boquillas, el sector de almacenamiento del cable y el espacio para sujetar el mango del irrigador.

Además, a diferencia de otros irrigadores económicos, con el H2ofloss nos será muy sencillo encontrar recambios sin ser excesivamente caros.