Saltar al contenido

Cómo preparar con el estuche perfecto para tus hijos ahora que vuelven al cole

1 voto, promedio: 5,00 de 51 voto, promedio: 5,00 de 51 voto, promedio: 5,00 de 51 voto, promedio: 5,00 de 51 voto, promedio: 5,00 de 5 (1 votos, promedio: 5,00 de 5, valorado)
Cargando...

Llega septiembre y con él, la vuelta al cole. Como cada año, para los niños esto supone decir adiós a un largo e inolvidable verano.

La otra cara de la moneda es la ilusión de volver a las aulas y compartir las batallitas de las vacaciones con los amigos y compañerosDe volver a jugar, aprender y crecer juntos.

Para los papás, por el contrario, esto significa la preparación de todo el material escolar que sus hijos necesitan.

Como encontrar todo ese material (y además bueno) no es fácil, hemos elaborado esta guía sobre cómo elaborar un estuche completo. Una pequeña ayuda para esos papás en apuros por falta de tiempo.

Y un consejo: lo ideal siempre es adquirir material duradero y resistente que garantice su durabilidad. Aunque una larga vida útil no será posible si no se conciencia a los peques de su valor y de que deben cuidarlo.

La importancia de contar con el estuche adecuado

Dar con el estuche indicado para poder guardar el sinfín de útiles escolares requiere de un consenso entre estética y funcionalidad.

Lo más importante es que sea grande y tenga suficientes compartimentos para guardar el material.

A la hora de elegirlo, hay que tener claro que las tres principales características que diferencian a los estuches entre si son el tipo, el tamaño y el diseño:

  • En cuanto al tipo, los más comunes son los «padell lobb» (un maletín con varios compartimentos o «pisos» que se cierra con cremallera), los bolsa o portatodo y los rígidos o plumiers.
  • El tamaño adecuado vendrá determinado por la cantidad de útiles que los estudiantes necesiten llevar.
  • El diseño dependerá de los gustos personales de los interesados.

Estuche Eastpack, sobrio y versátil

Última actualización el 2022-08-31 at 08:59 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Se trata de un estuche de la marca Eastpak, en color negro, disponible también en otros colores.

Amplio y con cremallera, resulta ideal para guardar los básicos más pequeños juntos.

Su diseño es sencillo y tiene un único compartimento.

El tamaño adecuado de un estuche viene determinado por la cantidad de útiles a transportar

Lápices (de grafito y de colores) nunca pueden faltar

Los lápices, clásicos o de colores, son los grandes aliados de los niños, y también de los mayores. Por ejemplo, a la hora de hacer cuentas o dibujar.

Los de grafito nos permiten equivocarnos sin dejar huellas, y los de colores dar vida a nuestras ilustraciones.

Resulta fácil imaginarse entonces qué suponen para los niños…. Con un lápiz y un papel lo tienen todo al alcance de su mano.

Lápices que casi no manchan para los más peques: Amazon Basics

Última actualización el 2022-09-01 at 11:26 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Los lápices HB  casi no manchan.

Como curiosidad, la H proviene de la inicial de la palabra inglesa «hard» (dura), y la b de la palabra «black» (negra).

Estos están fabricados con una forma hexagonal redondeada que proporciona un acabado satinado para un agarre seguro y cómodo.

Incorporan una goma de borrar que permite correcciones fáciles y limpias.

Un pack, 72 lápices: Artisto

Última actualización el 2022-09-01 at 11:09 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Estos lápices de Artisto no son lápices de colores al uso, sino acuarelables. Sus minas solubles en agua y se consiguen acabados similares a las acuarelas.

Su principal característica es que se difuminan muy bien en el papel, logrando efectos muy artísticos.

Este set incluye 72 colores, que proporcionan capas de colores suaves y naturales.

Ideales para alumnos de cursos más avanzados. Para los más pequeños recomendamos un clásico: Crayola.

Los lápices de grafito nos permiten equivocarnos sin dejar huellas y los de colores dar vida a las ilustraciones

¿Qué hacer con un lápiz si no se tiene goma de borrar?

Dibujar o escribir no es algo que siempre salga bien a la primera, y menos aún si hablamos del colegio o el instituto, cuando estamos aprendiendo.

Las primeras letras, trazos y cálculos siempre tienen algo en común, los errores. Y para eso están las gomas de borrar, popularmente conocidas como «borradores».

En este sentido, hay muchos tipos. Por ejemplo, no solo las hay para lápiz, también las hay para tinta.

Gomas de miga de pan

Última actualización el 2022-09-01 at 11:11 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Su principal componente es el factice y su característica es que se deshacen muy fácilmente cuando las frotamos contra el papel.

Es la clásica goma que llevan en la punta muchos de los lápices.

No dañan la superficie del papel, pero dejan muchísimas virutas.

Son ideales para lápices blandos o pasteles secos. Además, este tipo de goma es la más recomendada para utilizar con papeles delicados.

Las clásicas de nata: Milán

Última actualización el 2022-08-31 at 09:12 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Es de todas las gomas de plástico duro, la de nata es la más suave, la más versátil y además no es abrasiva. Tanto es así, que es la única que no daña el papel.

Este modelo de Milán, concretamente, es extra suave y resulta fantástico para Bellas Artes y para los más peques.

¿De dónde vienen las gomas de borrar?

Joseph Priestley, científico y teólogo británico del siglo XVIII, descubrió por casualidad que el caucho borra las marcas de lápices del papel.

Este fenómeno se explica porque la fuerza de adhesión del caucho es mayor que la del papel, por lo que el grafito pasa a la goma y no perdura en el papel.

Antes de este descubrimiento, se dejaba secar una bola de miga del pan y cuando era necesario utilizarla, se mojaba para quitar los trazos de lápiz. El problema era que el pan al final se pudría.

El boligrafo, rito de paso

El uso del bolígrafo entre los escolares marca ese límite convencional entre “ser pequeñito” y “ser mayor”.

De este modo, la iniciación en este utensilio constituye sin duda un auténtico rito de paso. Un rito de paso, y también un punto de inflexión, porque en la secundaria o en la universidad es impensable ir a clase sin bolígrafo.

En definitiva, llegado su momento, los bolígrafos son elementos de primera necesidad para los estudiantes, independientemente de su tipo (que por cierto hay unos cuantos).

Convencionales: Staedtler Stick

Última actualización el 2022-09-01 at 11:13 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

La tinta es una combinación de colorantes, pigmentos y disolvente. Se desliza muy bien al momento de la escritura y permite lograr una caligrafía bonita si se cuenta con la destreza suficiente.

Steadler es una de las marcas pioneras y una de las más utilizadas en los bolígrafos fuente o en algunos bolígrafos que permiten recambiar el cartucho de tinta con la puntera incluida.

Entre los grosores de sus puntas se encuentran los micros (0.5mm), los finos (0.7mm) y los gruesos (a partir de 0.8mm).

De tinta de aceite: Pilot G-2

Última actualización el 2022-09-01 at 11:14 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

La tinta de aceite es una de las más utilizadas. Es muy viscosa, muy densa y el trazo se basa en la presión que ejercemos al deslizar el bolígrafo.

Como la tinta es espesa, da igual si hacemos más o menos presión, pues el caudal de tinta que desprenda siempre será homogéneo.

La desventaja que tiene esta tinta es que produce una mayor fatiga al escribir.

Su mayor virtud, sin embargo, tiene que ver con que se evitan manchas en caso de accidente y los boligrafos no se seca con tanta facilidad.

Los colores más demandados en este tipo de bolígrafos son el clásico azul, negro y los particulares verde y rojo.

Sus puntas suelen ser bastante estándar. Las hay finas (hasta 0.8mm), medias (entre 1.0 y 1.2 mm) y gruesas (a partir de 1.4 mm).

Algunas curiosidades sobre los bolis

El bolígrafo que utilizamos hoy en día comenzó a utilizarse en 1940. Antes se usaba un bolígrafo con cartucho de tinta o incluso la clásica ave de pluma con puntera metálica.

Fue el inventor estadounidense John Loud quien ideó un sistema con un cilindro y una pequeña bolita en la punta que esparcía la tinta con mayor facilidad por diversas superficies.

Posteriormente, en 1930, Laszlo Biro -inventor y periodista que acumulaba patentes de inventos- mejoró el invento con ayuda de su hermano. En Argentina, fomentados por el gobierno de entonces, fabricaron y popularizaron el invento dándole el nombre de “birome”.

Luego, en Francia, Marcel Bich -inventor e industrial italiano naturalizado francés- fabricó en 1948 el bolígrafo de plástico mejorada tal como lo conocemos hoy en día, bajo el nombre de la conocida marca“Bic”. Este bolígrafo mucho más accesible, hizo que hoy en día podamos tener más de uno en cada casa.

La guinda del pastel: el marcador

Los marcadores también se conocen como destacadores, resaltadores, subrayadores o marcatextos.

Son rotuladores con tinta al agua que se usan para destacar textos en colores muy vivos para que capte la atención sin que se deje de ver como es de aplastante lógica.

Una tinta base agua es cualquiera que utiliza agua como base solvente para transportar el pigmento.

Existen diferentes tipos. Desde tintas listas para usar (RFU, por sus siglas en inglés), hasta más nuevas, como tintas acrílicas altamente sólidas (HSA).

El clásico: Stabilo

Última actualización el 2022-09-01 at 11:15 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Un pack muy completo de una marca referente en papelería que contiene ni más ni menos que 15 marcadores en tonos pastel.

De gel: Staedtler

Última actualización el 2022-09-01 at 11:17 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Otra marca de gran prestigio en el sector de los marcadores con una propuesta diferente: la punta de gel.

Entre sus muchas cualidades está la suavidad de uso y de trazo.

El marcador, un invento reciente

Lee Newman inventó el primer rotulador de punta de fieltro en 1910. Consistía en un tubo relleno de tinta que dirigía a una punta de fieltro.

No obstante, el primer rotulador práctico lo inventó el japonés Yukio Horie en 1962 de la Tokyo Stationery Company. Resultaba muy adecuado para los trazos de la escritura japonesa, que normalmente se realiza con un pincel puntiagudo.

Aunque no fue hasta los 80 cuando la Dennison Company comenzó la comercialización de los que hoy conocemos con su evolución correspondiente.

Además, disfruta de envíos en 1 día totalmente gratis, y exprés cuando no esté disponible, en millones de productos. Puedes probar Amazon Prime durante 30 días y sin compromiso.