Saltar al contenido

Los mejores termostatos inteligentes

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

Mucho se habla hoy en día de la importancia de la eficiencia energética y el impacto en el medio ambiente. También se hacer referencia al ahorro energético que esta eficiencia nos permite.

La pregunta que sigue es ¿cómo podemos llevarla a la práctica? La respuesta es sencilla: valiéndonos de aparatos como los termostatos, que nos ayudan a medir la temperatura del hogar.

Los expertos han seleccionado algunos de ellos, y luego de varias mediciones han optado como el favorito al termostato inteligente [amazon link=»B0131RG6VK» title=»Nest Learning»]. Ahora basta con aprender cómo funcionan para llevar buenas prácticas energéticas.

[amazon box=»B0131RG6VK» description=» «]

 

¿Por qué un termostato?

No se trata solo de un artefacto interesante y curioso que podemos sumar al hogar, bien utilizado y bien aprovechado, es una herramienta estupenda que nos permitirá usar de forma más racional la energía, contribuyendo no solo a la eficiencia energética sino al ahorro en nuestra factura de la luz.

En muchos hogares la calefacción durante el invierno, puede suponer hasta un 50% del consumo total de la energía, tratándose más en el caso de las familias numerosas o de casas muy grandes. Un termostato en estos casos es un aliado para ahorrar energía.

Si nuestro sistema de calefacción es mediante calderas de gas, gasóleo o pellets podremos hacernos con cualquier termostato,; solo bastará con prestar atención a al compatibilidad.

 

¿Qué es un Termostato?

Es un dispositivo que nos permite aumentar o disminuir la temperatura de un espacio. Seguramente nos suene conocido de alguna de las aulas del colegio, aunque estos se caracterizan o caracterizaban por ser analógicos y regularse mediante una rueda.

Su funcionamiento radica en permitir la apertura o el cierre del circuito eléctrico en función de nuestras necesidades de temperatura; se conectan a la caldea y activando o desactivando el sistema de calefacción.

Los modelos más actuales son digitales, permitiendo podre regular los grados por medio de botones y ver la información en una pantalla.

Más allá de la labor que realice el termostato, es importante que nosotros seamos conscientes del manejo de la temperatura, puesto que al fin y al cabo, el termostato hará lo que nosotros le digamos. Un buen parámetro, es saber cómo se manejan las temperaturas dentro del hogar:

  • La temperatura de inercia es aquella que existe “de base” en todas las casas, está sujeta el aislamiento que tenga nuestro hogar, los materiales de construcción, la ubicación, el mobiliario, etc.
  • La temperatura de confort, es con la cual nosotros nos sentimos a gusto dentro del hogar, la famosa sensación térmica.
  • La temperatura intermedia, es la diferencia entre la de inercia y la de confort; y es en realidad la más importante de cara al ahorro energético, puesto que para que se produzca la verdadera eficiencia, la diferencia entre una y otro no debe superar los 5º. Si nuestra temperatura de confort es de 25º, debemos procurar que la de inercia no baje de los 20º.

 

A tener en cuenta

No todos los termostatos son iguales, ya hemos visto que los precursores han sido los analógicos, pero aun así entre los modernos de hoy en día, podremos encontrar los programables y los inteligentes.

Los termostatos programables, también conocidos como cronotermostatos, permiten que podamos preestablecer una temperatura específica para un determinado horario y momento, su encendido o apagado, o dejarlo en suspensión si nos ausentamos por algunos días.

Nos permiten programar una agenda diaria, semanal o estacional; de acuerdo a nuestras exigencias. Por ejemplo, que la habitación esté a 25º, de lunes a viernes por las mañanas y por las noches.

Seguramente hayamos usado éste tipo de termostatos, pues son los más comunes en los hogares de hoy en día y vienen asociados a la caldera.

Un paso más son los termostatos inteligentes, que usando cálculos basados en algoritmos de confort, eficiencia y temperatura; pueden identificar el gasto que energético y contribuir al ahorro, controlar remotamente la temperatura, conocer las condiciones climatológicas, y obviamente poder establecer programaciones diarias, semanales, mensuales, etc.

Claro que cada termostato inteligente tiene sus propias características, les dejamos algunas para que puedan orientarse a la hora de elegirlos:

  • Inalámbricos o fijos: Lo ideal es que el termostato quede en un mismo sitio en una misma habitación, de todas formas muchos se valen de los inalámbricos como una segunda opción, por ejemplo para trasladarlos de una casa a otra, o para estancias de gran tamaño.
  • Calor o frío-calor: Dependerá de nuestro sistema de climatización, puesto que van asociados. No debemos cometer el error, de que en caso de tener un sistema de climatización frío-calor, compara un termostato exclusivo de calor, nos compensará más uno que abarque las dos opciones.
  • El precio: cuánto más sofisticado, más prestaciones, diseño, marca y demás; más atractivo pero también más costoso.
  • Conectividad: Su funcionamiento en general es mediante la tecnología WiFi, pero ya sabemos la guerra que da muchas veces esto. Un truco es mirar las aplicaciones a las que están asociados, y leer si entre los comentarios los errores de conexión son muy frecuentes.
  • Diseño: Si más luz en la pantalla, si negro, mejor blanco, mejor líneas simples, que sea llamativo; a gusto de cada uno o sujeto a capacidad presupuestaria.

 

El favorito: Nest Learning

[amazon box=»B0131RG6VK» description=» «]

Como su nombre lo indica en inglés “Learning”, es porque aprende de nosotros mismos valiéndose de sus sensores de temperatura, humedad y de actividad de campo cercano y lejano.

Memoriza la temperatura que seleccionamos cuando estamos en casa, y al irnos la baja de forma automática. Al ir ajustando la temperatura a lo largo del día, el termostato aprende esas diferencias para luego ejecutar los cambios por sí solo. Si nos levantamos a las 8 de la mañana en invierno y queremos la casa a 20º, con el correr de los días el termostato lo aprende para luego cuando nos levantemos a las 8, la casa ya esté a 20º.

La única desventaja con que aprenda solo, es que para apagar la caldera cuando no estamos se vale del dispositivo móvil, pero ¿qué pasa si el que tiene enlazado el termostato al móvil se va, y el resto nos quedamos?, claramente esta función tiene sus pros y contras.

Una solución a lo anterior, es poder manejarlo desde la APP móvil o valernos de los horarios y temperaturas aprendidas; en caso de alguna emergencia con la caldera, nos enviará una alerta, una función que suma un plus de seguridad.

Desde la misma APP, podremos saber el consumo energético que estamos teniendo día a día, para ajustarlo a nuestro presupuesto.

Es compatible con varios sistemas de calefacción (gas, gasoil, condensación, bombas de calor, etc.) sin embargo para el aire acondicionado, algunos expertos han notado que dependiendo el aparato o el sistema de enfriamiento no se puede enlazar.

También es cierto que el protocolo de comunicación que utiliza es el “OpenTherm” y por fuera de éste protocolo puede que no enlace bien con los sistemas de calefacción y refrigeración. No afectará al funcionamiento en sí, pero perderemos muchas prestaciones.

¿Parece un reloj? Si, solo que al ingresar en la habitación se vale de la función “vista de lejos” y de su sensor de luz ambiental, para que podamos visualizar la temperatura. Cuando no vemos su interfaz de temperatura, se transforma en reloj, pasando prácticamente desapercibido, puesto que entre el diseño de la interfaz y del termostato es sumamente sobrio y sencillo, podremos incluso utilizarlo como un objeto decorativo más que buscar un lugar dónde no se vea tanto.

La principal desventaja para algunos expertos, es que su instalación no es intuitiva a pesar de que le fabricante afirma que se puede instalar en 30 minutos o menos. Algunos expertos, con un poco de paciencia e información extra lo han instalado ellos mismos, pero si no estamos prácticos en éstos temas, lo mejor es un profesional.

Como medida de seguridad adicional, nos envía una alerta la celular si detecta que las temperaturas en nuestra casa son muy bajas o si la caldera comienza a dar fallos.

 

Otras opciones

Honeywell T5

[amazon box=»B01LTHM8LG» description=» «]

Una de las primeras marcas en utilizar la tecnología Wi Fi para los termostatos, pionera en el desarrollo de espacios automatizados.

En su funcionamiento muy similar al Nest, permite memorizar los hábitos que tengamos con respecto a la temperatura para luego replicarlos o colocar una programación semanal fija.
Se vale de la tecnología “Geofencing” y de la ubicación del teléfono móvil, detecta nuestra ausencia y apaga los sistemas de climatización. Claro que el problema es el mismo, ¿qué sucede cuando se ausenta el que tiene el enlace del termostato al móvil?

Mediante la APP podremos controlarlo a distancia y manejar los datos de consumo, incluso es compatible con Alexa o con el Apple Home Kit, para los fanáticos de la manzanita. En éstos algunos expertos no están muy conformes, puesto que en comparación con otros termostatos, los fallos de conectividad entre el termostato y la aplicación son mayores.

En cuánto a su diseño, parece un termostato, no hay posibilidad de disimularlo como el Nest. Y aunque su diseño es muy sobrio y sencillo se queda un poco corto en comparación con otros termostatos de esta gama.

Su interfaz es estupendamente intuitiva tanto desde el panel táctil, pero siempre marcará la temperatura, sin posibilidad de desactivar la vista como el Nest.

Mediante notificaciones automáticas al celular nos recordará cuando debemos efectuar el recambio de su filtro, ya que funciona con uno; como así también alertas sobre temperaturas interiores muy altas o muy bajas.

Glas

[amazon box=»B079NF3YC5″ description=» «]

En este termostato inteligente lo que destaca a primera vista es un espectacular diseño. Una base cromada con una pantalla táctil OLED translúcida que dará un toque especial a la estancia en la que sea instalado.

Pero el termostato Glas no es sólo eso. El aparato monitorea la calidad del aire para mantener las habitaciones perfectas ahorrando energía. Se puede controlar por voz porque es compatible con Amazon Alexa y Google Assistant

El termostato tiene disponible una aplicación para el móvil, tanto si es iOS como si es Android, con el que se puede regular la temperatura desde cualquier sitio.
Permite la programación de los siete días de la semana para elegir la temperatura de cada día y cada rango horario. También puedes permitir al termostato que lo haga por ti utilizando el sensor de ocupación integrado.

Wiser Air Schneider Electric

[amazon box=»B00X6BCRMO» description=» «]

Más económico que el Glas este termostato inteligente es otra buena opción para ahorrar energía y mantener la calidad del aire del hogar con una buena temperatura de confort.

Se instala fácilmente y tiene una pantalla táctil con un diseño sencillo pero funcional. Con un simple gesto en la pantalla puedes regular la temperatura. Y por supuesto se puede programar para olvidarse de todo.

Pero la mejor manera de funcionar con el Wiser Air es a través de la aplicación que puedes gestionar desde tu smartphone, tableta o computadora. El termostato y la aplicación Wiser Air muestran el nivel de humedad dentro de su hogar y lo ayudan a controlarlo usando su aire acondicionado para deshumidificar los espacios.

Tado V3

[amazon box=»B010ACFKNE» description=» «]

Diseño sigiloso, los números de la interfaz pasan prácticamente desapercibidos junto con la forma y color del termostato. Claro que durante el día, es recomendado para personas que tengan buena vista, problema que no tendremos por la noche al ser retroiluminado.

Podremos valernos de la APP y del Geolocalizador, para controlar remotamente la temperatura. Incluso podremos controlar varias habitaciones de la casa de forma independiente, siempre y cuando nos hagamos con otros termostatos o con las válvulas inteligentes para radiadores compatibles con Tado.

De todas formas, a pesar de los controles remotos el Tado integra la previsión meteorológica a su sistema de control de temperatura, adaptando la de la casa y contribuyendo a no gastar energía de más cuando afuera nos acompañe el buen tiempo.

Además de un termostato es un asistente, nos mantiene informados mediante notificaciones, nos brinda consejos sobre cómo mejorar el consumo, e incluso nos alerta sobre la calidad del aire o cuando una habitación tiene exceso de humedad par que podamos ventilar la estancia.

A diferencia de otros termostatos que solo son compatibles con Siri, éste permite vincularse y obedecer las órdenes de voz de Apple Home Kit, Smart Home, Alexa o Google Assistant. Además la aplicación está disponible tanto para iOS como para Android.