Saltar al contenido

Los mejores robots limpiacristales

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

Los expertos han encontrado un filón en idear y crear robots inteligentes especialmente diseñados para facilitar las aburridísimas tareas del hogar. Por eso, en muchas casas y empresas ya cuentan con los mejores aliados, como aspiradores inteligentes, que nos permiten ahorrar tiempo y esfuerzo.

Sin duda, hay una tarea que resulta ardua y, en ocasiones peligrosa y complicada de ejecutar cuando hablamos de exteriores y de zonas elevadas: la limpieza de las ventanas.

Las marcas especializadas ofertan la solución ideal, los robots limpiacristales, que se adhieren a la mayoría de las superficies y que se programan a través de control remoto o desde un smartphone.

Y, de todos los modelos que existen en el mercado, el favorito (y el más vendido) es el [amazon link=»B07FQWJWVF» title=»Gladwell Gecko Robot»], un robot limpiacristales compacto de forma ovalada y con dos cepillos que limpia y seca ventanas, mamparas o azulejos sin dejar ningún rastro de suciedad.

[amazon box=»B07FQWJWVF»]

Cómo funciona

Un robot inteligente limpiacristales funciona con una bomba de succión de alto volumen que lo mantiene adherido a la superficie hasta que finaliza la tarea. Están equipados con bayetas de microfibra que pueden utilizarse en seco o en mojado según el programa que seleccionemos desde el mando a distancia o desde la App.

Ellos solos crean la ruta y detectan los bordes de la ventana. Cuando lo hacen, cambian de dirección. Además, están programados para que no pasen dos veces por el mismo sitio a no ser que nosotros lo deseemos. Por último, se paran automáticamente cuando terminan su cometido.

A tener en cuenta

Los robots limpiacristales reúnen una serie de características que te darán pistas de cómo funcionan y, en este sentido, de qué necesitas:

La velocidad. Los robots de esta guía tardan una media de 4 minutos y medio en limpiar un metro cuadrado de superficie, pero los más potentes son mucho más rápidos. Esta será una opción preferente para aquellas personas que busquen la limpieza de grandes ventanales, como la de los comercios.

Las superficies. Como ya se ha mencionado con anterioridad, estos aparatos funcionan con un motor que acciona una bomba de succión de alto volumen para que el robot quede adherido a la superficie en todo momento con independencia de su textura. ¿Qué significa esto? Que la gran mayoría no tendrá problemas en la limpieza de áreas rugosas o con relieve.

La seguridad. ¿Qué pasa si hay un corte de luz y mi aparato limpiacristales está colocado en un ventanal exterior del segundo piso? Los fabricantes, que piensan en todas las variables, han solventado esta posibilidad incorporando en los robots baterías de litio que funcionan de manera autónoma durante 15 o 20 minutos. Esto significa que disponemos de un tiempo prudencial para que cogerlo antes de que se precipite al vacío. Asimismo, algunos de ellos cuentan con cables de seguridad de hasta 5 metros tan resistentes que pueden engancharse al aparato por si se diera esta situación.

La batería. Si escoges un modelo con cable, olvídate. Pero si prefieres un robot autónomo que funcione con batería recargable ten en cuenta que el tiempo de carga es de una hora aproximadamente y que le otorga una autonomía de entre 15 y 30 minutos, tiempo suficiente para limpiar unas 10 ventanas.

Aunque son aparatos con un precio elevado, el desembolso merece la pena porque solventa una de las peores tareas en cuanto a limpieza se refiere.

En esta guía encontrarás robots desde 150 dolares. Los más sofisticados alcanzan los 500 dólares.

El favorito: Gladwell Gecko

[amazon box=»B07FQWJWVF»]

Gladwell es una empresa que cuenta en su haber con varios dispositivos que nos facilitan la limpieza como sus mopas eléctricas.

Ahora han dado el salto y han creado un dispositivo autónomo que se encarga de la tediosa labor de limpiar os cristales, el Gladwell Gecko. Sus excelentes prestaciones facilitan la limpieza y secado de ventanas, espejos y azulejos con independencia de si se encuentran en el interior o el exterior.

El favorito, que integra dos rodillos que le dan una mejor estabilidad en superficies verticales. A medida que el robot avanza, un disco gira mientras que el otro actúa como un pivote para mover el robot de lado a lado y de arriba hacia abajo. Por su algún disco falla, incluye un par de discos de reemplazo.

Está dotado con tres programas de limpieza para realizar el trabajo desde cualquier posición (vertical y horizontal). Además, su inteligencia artificial detecta los límites de la ventana optimizando la limpieza de toda la superficie.

También incorpora un modo llamado «Intelligent Path» con el que el robot empieza y termina la tarea de manera automática, sin necesidad de que lo paremos desde la aplicación con el que se controla desde el smartphone o el control remoto.

¿No ha quedado suficientemente limpio el cristal? No te preocupes. Si queremos repasar algunos sectores o tenemos alguna ventana con bordes irregulares, podemos utilizarlo en el modo manual valiéndonos de las flechas en la interfaz de la app o las del propio mando.

Se alimenta conectado a la corriente eléctrica y su cable tiene una longitud de 4 metros. Si nos resulta corto, se puede enchufar a cualquier cable de extensión para alargar su alcance.

Asimismo, para evitar que se caiga de aquellos ventanales que se encuentran a una gran altura, cuenta con una bateria que garantiza una autonomía de 30 minutos y un cable de seguridad. De este modo quedaría adherido al cristal si se produjera un corte de flujo eléctrico gracias a su batería interna.

Viene con dos almohadillas de microfibra reutilizables y lavables a maquina, así como algunas de repuesto. Les vamos a enseñar un truco, pueden darles la vuelta a las almohadillas y utilizarlas para más cristales. Se fijan la robot mediante unas bandas elásticas.

Otro truco, si nuestros cristales están muy sucios podemos rociar las almohadillas con cualquier limpiador para cristales y obtener mejores resultados.

Para hacerse entender, incorpora varias alertas audibles si utilizamos el control remoto o notificaciones que aparecerán en el teléfono si usamos la app. Cuando termine de limpiar se escucha un leve zumbido y también nos alerta si necesita nuestra para despegarse. Unos indicadores LED nos avisan sobre el estado de la batería.

La altenativa: Ecovacs Winbot 880

[amazon box=»B07Z13771P»]

Otra marca especializada en robots de limpieza de toda índole es Ecovacs, compañía que diseña electrodomésticos que ayudan y facilitan las tareas del hogar.

La alternativa al ganador es el Winbot 880, que calcula el espacio de limpieza y navega (de forma silenciosa) de manera independiente siguiendo una ruta de en forma de «N» o «Z», dependiendo de si la ventana es más alta o más ancha.

Con este robot, hasta las ventanas de peor acceso quedarán relucientes sin jugarnos el pescuezo, ya que posee un cable de seguridad de 5 metros que nos permite engancharlo en cualquier lugar y, de esta manera, evitar que llegue hasta el suelo en caso de una fatídica caída.

Igualmente incorpora una batería autónoma que le otorga 5 minutos extra de funcionamiento en caso de apagón y una ventosa de seguridad con un cable sujeta al cable principal, que evita que se desprenda si incluso (aunque improbable) se soltara del cristal.

Los expertos destacan que ninguna superficie, ya sea lisa o con relieve, se resiste al Winbot 880, un robot que realiza la limpieza a través de un ventilador de aspiración y funciona en cuatro fases (limpia, escurre, seca y pasa la mopa) para conseguir resultados perfectos de manera rápida y eficaz.

Al igual que el modelo de Gecko, incluye un mando a distancia para controlar las funciones sin interrumpir lo que estés haciendo en ese momento.

La ventaja del Winbot 880 con respecto de los limpiadores de rodillos, es que al ser cuadrado llega a todas las esquinas sin problema y no hace necesario repasarlas. La desventaja es que este tipo de robots alcanza los 400 dólares.

Desde tu smartphone: Smartbot Hobot 298

[amazon box=»B07LF4HZ6C»]

Smartbot Hotbot 298 es el robot limpiacristales idóneo para quienes quieren prescindir de mandos a distancia y prefieren manejarlo desde el smartphone a través de su aplicación compatible con IOS o Android.

Ha sido especialmente diseñado para su uso en grandes cristaleras exteriores o interiores por lo que, además del uso doméstico, los expertos lo recomiendan para limpiar los escaparates comerciales o las ventanas de hoteles y restaurantes.

Un sensor láser facilita la limpieza de ventanas, mamparas o barandillas sin marco, sin peligro de caída. Asimismo, la bomba centrífuga que incorpora acaba con la suciedad de cualquier tipo de cristal al margen de su textura.

El Smartbot Hotbot 298 dispone de una doble función: en seco y en húmedo. Para esta última basta con un producto limpiacristales que usemos de forma habitual. Incluye además, tres tipos de programa de limpieza.

No obstante, muchos usuarios apuntan que la limpieza en seco es tan eficaz que ni siquiera lo han probado en mojado.

El cable de alimentación tiene una extensión de 1 metro con la posibilitad de alargarlo otros 4 metros. Incluye seis paños de microfibra intercambiables que se lavan a máquina: tres para la limpieza en seco y tres para la limpieza en mojado.

Su tamaño, más grande que otros modelos, permite una limpieza de un metro cuadrado en menos de dos minutos y medio. También incorpora un sistema de seguridad anticaída que mantiene el aparato pegado al cristal durante 20 minutos tras producirse un temido corte de fluido eléctrico.

El fabricante recomienda utilizar el Hobot en vidrios con espesores a partir de 3mm y evitar marcos con bordes redondeados.

Versatilidad-precio: Mamibot W120

[amazon box=»B07FKJD3TH»]

El cuarto puesto lo ocupa el Mamibot W120, otra marca que se encarga de desarrollar robots que nos ayuden en la limpieza del hogar. El Mamibot es del tipo de robots limpia cristales cuadrados que está muy bien de precio, ronda los 250 dólares.

Su modelo W120, extremadamente versátil en comparación con otros robots de este tipo, ya que incluso puede utilizarse en paredes o pisos de baldosa, madera o mármol.

Con dos modos de limpieza, cambia automáticamente al modo que limpia en forma de «Z» o al modo en forma de «N», según cuál sea el más eficiente de acuerdo con el tipo de superficie.

Limpia en profundidad, tanto en seco como en mojado, e integra sensores que detectan los bordes y le hacen cambiar de dirección para continuar con la tarea.

El Mamibot W120 se controla desde un mando a distancia o desde su propia App que puede descargarse tanto de Android como de iOS. A través de ella se pueden programar rutas inteligentes de limpieza.

Diseñado con la última tecnología, incorpora como sus competidores un sistema anticaída y una batería con una autonomía de 20 minutos que nos dará tiempo a quitarlos antes de que se caiga.