fbpx Las mejores barras de sonido para oír de cine tu televisor • CompraMejor USA Saltar al contenido

Las mejores barras de sonido para oír de cine tu televisor

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

A veces los avances tecnológicos aplicados al diseño tienen un precio más allá del económico. La tendencia a que los televisores sean cada vez más planos y estrechos de grosor dificulta que el audio cuente con elementos tecnológicos adecuados para que el sonido esté en consonancia con la calidad de la imagen.

Las barras de sonido, sin ser en absoluto aparatosas, además de integrarse bien en la estética del televisor posibilitan una fidelidad y volumen menos plano que que el emite de serie la TV y, por tanto, de más calidad.

Además, como suele ocurrir en este sector, se encuentran en el mercado por precios cada vez más económicos ya que los avances tecnológicos son imparables y la renovación constante.

La composición y diseño de este complemento de audio suele ser común. Una forma alargada que acomoda varios altavoces individuales.

Si bien no alcanzan la fidelidad de los más avanzados equipos de música compuestos por amplificador y bafles, entre sus importantes ‘pros’ están la facilidad de configuración e instalación y, por supuesto, su menor dimensión.

Hay que recordar que los sistemas conocidos como ‘home cinema’ precisan un sistema más complejo tanto en número de componentes como en instalación. Si el sitio es además pequeño no hay duda de la conveniencia de la barra.

Los avances tecnológicos en las barras de sonido para televisión han posibilitado que, en aquellas de mejores prestaciones, la calidad sea muy similar e incluso superior a los home cinema más básicos.

También es destacable su versatilidad ya que pueden usarse para escuchar música desde distintos dispositivos.

De entre las seleccionadas destacamos el modelo [amazon link=»B07D494MV1″ title=»Sonos Beam»], no por precio sino por la calidad ofrecida y sus prestaciones.

[amazon box=»B07D494MV1″]

¿Qué tener en cuenta?

El tamaño

Aunque pueda parecer una obviedad, es importante tener claro dónde se va a ubicar la barra antes de elegir modelo.

De este modo, el tamaño se adaptará bien al sitio ya sea sobre la mesa del televisor, en su propia peana o colgada en la pared.

La potencia

Mayor potencia no significa siempre mejor calidad. A veces incluso va en detrimento de ella.

Primero, hay que tener en cuenta, como se mencionaba, los metros cuadrados de la estancia en la que esté el televisor para no adquirir una barra a la que no podamos sacarla todo el partido.

La nitidez del sonido y que no distorsione cuando se suba son factores de gran importancia en este apartado.

En términos técnicos, en este tipo de aparatos el tope de potencia es menos ilustrativo de su calidad que la llamada potencia RMS (Root Mean Squared) que es la fórmula usada para calcular la media que un amplificador puede generar de manera continua y que un altavoz puede recibir.

Número de altavoces

Variable entre dos y hasta nueve. Que tenga más no quiere decir siempre que suene mejor. Más recomendable un buen estéreo de dos (los más básicos con los sistemas 2.0 y 2.1) que un mediocre de siete.

Una barra con 5 altavoces suele ser más que suficiente para que las películas se asemejen al sonido de cine envolvente hasta donde llega un aparato frontal que, por tanto, no cuenta con altavoces traseros de serie.

Sin embargo, este supuesto se puede subsanar. Es decir, se pueden añadir en determinados casos altavoces a la barra.

Para ello hacen falta unos accesorios que algunas marcas comercializan (Samsung, por ejemplo, tiene el kit Surround que incluye dos altavoces inalámbricos traseros).

A mayor extensión de la barra mejor se aprecia la diferencia entre los tonos extremos de graves y agudos.

Las opciones de conexión

Como es obvio, la generalización de la conectividad sin cables también se ha trasladado a las barras de sonido.

Así, el Bluetooth y la tecnología NFC (Near Field Communication) desarrollada para compartir archivos entre varios dispositivos son de uso común.

Por supuesto, la conexión HDMI (High Definition Multimedia Interface) es fundamental. Es la que permite conectar los distintos aparatos de alta definición que se tengan (el ejemplo más habitual la TV con el ordenador).

A través de ella, y con un solo cable, se envía la señal de audio de la TV a la barra. Es la opción más simple para configurar este amplificador.

Básicamente, el proceso pasa por quitar el sonido del televisor, acceder al menú de control de la salida de audio y elegir como salida HDMI.

Otra alternativa es el cable de audio digital óptico, más conocido como Toslink (apócope de Toshiba Link).

Es la conexión aconsejable si el televisor no tiene entrada HDMI ya que su introducción es anterior y los receptores con más años la tienen (se introdujo en los años 90).

La vía inalámbrica Bluetooth tiene una gran ventaja como es que quitas los cables, pero también un inconveniente que afecta a la calidad del sonido.

Pierde fidelidad ya que la señal de audio a través de esta conexión sufre una notable compresión y se reproduce a una tasa de bits más baja que si se hace a través de cable. La tasa de bits es la velocidad en la transmisión de datos.

En cualquier caso, estas objeciones siempre están sujetas a los rápidos avances tecnológicos que posibilitan que el sonido sea cada vez más fidedigno también con estas conexiones sin cables.

Además de las citadas también pueden contar con conexiones a través de clavija Jack de 3.5 o por puerto USB.

¿Con o sin subwoofer?

La función del subwoofer (o altavoz de subgraves) es doble. Por un lado, eliminar la distorsión en las frecuencias que el resto de altavoces no alcanza y, por otro, reproducir el sonido almacenado en las pistas de audio.

Su misión práctica es que los graves se oigan con mas calidad y, por tanto, es un complemento eficaz para mejorar la calidad sobre todo si lo que ven de manera más habitual son series o películas.

Evidentemente, las barras de sonido que incluyen este aparato en una unidad aparte son más caras, pero, a la larga, a buen seguro merecerá la pena.

Claro que también hay una alternativa muy útil como es la de aquellas que lo llevan incorporado.

Que una barra de sonido no lleve subwoofer no es sinónimo de que no sea recomendable su compra.

Hay excelentes opciones siempre que se ubiquen en espacios pequeños. La calidad de los graves no llega a la de modelos con subwoofer, pero también tiene una ventaja muy importante: su precio es más económico.

La favorita: Sonos Beam

[amazon box=»B07D494MV1″]

Una barra que proporciona un sonido de gran calidad sin llevar subwoofer aunque es compatible con modelos de la misma marca que se pueden adquirir aparte como el Sonos Sub.

También se le puede añadir unos altavoces Sonos Play One para reforzar la sensación de sonido envolvente.

Entre las prestaciones incluye el dispositivo Alexa (además de Bluetooh y wifi) para poder transmitir órdenes a través del micrófono.

Es, sin duda, un elemento diferenciador muy importante. Ni siquiera es preciso tener el Alexa ya que viene incorporado.

Destaca su potencia para el tamaño de fabricación generada a través de cinco amplificadores y, sobre todo, su sonido envolvente similar al que ofrecen equipos de home cinema mucho más aparatosos.

Su rango de barra Premium le dota de unos tonos muy solventes incluso en los graves pese a la carencia de subwoofer. La distorsión prácticamente no existe aunque se suba el volumen.

La objeción más generalizada de los usuarios no tiene que ver con la calidad de su sonido sino con la incompatibilidad que tiene con el sistema Dolby Digital Plus ideado ya para televisores de alta definición y nuevos formatos digitales como el HD DVD y Blu-Ray.

Con tecnología de sonido innovadora, Yamaha YAS-207BL

[amazon box=»B072J7PTFB»]

Barra con subwoofer inalámbrico para un sonido dinámico. Es una de las primeras que incorpora la tecnología de sonido DTS Virtual:X, para ofrecer un sonido envolvente y procedente del techo sin necesidad de altavoces adicionales. Una verdadera experiencia 3D.

El único inconveniente con este tipo de tecnologías que se vale, entre otras cosas, del rebote en paredes y techos, es que depende mucho de dónde coloquemos la barra, las dimensiones del lugar y si hay obstáculos como muebles, para que los efectos de sonido sean convincentes.

Seis altavoces repartidos en la barra de sonido más un subwoofer inalámbrico con una potencia de 200W repartida (100 y 100).

Cuenta con entrada HDMI, ópticas Toslink, Bluetooth y analógicas. También tiene salida HDMI, raro en una barra de sonido de gama media, solo debemos tener en cuenta que es compatible con ARC de HDMI, por lo que se puede usar un solo cable HDMI para enviar señales AV al televisor, así como para recibir audio desde el televisor a través del mismo cable.

Para que ARC funciones, debemos asegurarnos que la opción CEC del TV esté habilitada.

Otro de los aspectos positivos es que tiene compatibilidad con las tecnologías Dolby Digital (hasta 5.1 canales), DTS Digital Surround (hasta 5.1 canales) y PCM (hasta 5.1 canales), por tanto, saca muy buen partido a la calidad de sonido que ofrecen.

Desde la aplicación de Yamaha se puede controlar la configuración de la barra de sonido desde el smartphone, la pega es que esta conexión se realiza mediante bluetooth y la barra de sonido no cuenta con conexión Wi-Fi. Otra opción es utilizar el mando o la botonera táctil incorporada en la barra.

Una opción económica para series y películas, Polk Audio SIGNA S2

[amazon box=»B07H1B3PY9″]

Polka, que se jacta de ser el verdadero sonido americano desde la década del 70, renueva toda su gama de barras de sonido y nos trae el modelo SIGNA S2.

Es de la barras de gama media-baja y eso se nota en su precio dentro de la comparativa, pero es básicamente una de las premisas de la marca, ofrecer productos de calidad a precios asequibles.

A diferencia de su predecesora, la SIGNA S2 y su subwoofer externo tienen un tamaño mucho más compacto e incorpora la conexión HDMI ARC, junto con la entrada jack de 3,5 mm y el puerto óptico ya presente en la SIGNA S1.

¿Que nos ofrece en cuanto a sonido? Dolby Digital 5.1 y la tecnología «Voice Adjust» propia de la marca, que resalta los diálogos por encima del sonido ambiente o del resto de los efectos de la escena, es decir que a la hora de ver series o películas tendremos una experiencia de sonido muchos más nítida de los diálogos.

Además el «Voice Adjust» tiene un modo nocturno, que disminuye los bajos e incrementa el ajuste de voz para no molestar a los vecinos en la madrugada.

Con 2 altavoces de rango medio y 2 tweeters de una pulgada, más la conexión Bluetooth y teniendo en cuenta que apenas supera los 150 dólares, no esta nada mal para hacerse con una barra de sonido para casa.

Ideal para video juegos y sin cables, Samsung HW-R450

[amazon box=»B07PFLS3CN»]

Pensada para liberarnos de los cables, la HW- R450 es de las barras de sonido de alta gama que se vale de la conexión Bluetooth para conectarse con el subwoofer y con el propio televisor.

Con una potencia de 200W y un sistema de 2.1 canales, la configuración automática de la barra analiza la fuente de sonido y optimiza la pista de audio de acuerdo con el contenido que estemos viendo. Es algo así como tener el público de un evento deportivo o la orquesta, prácticamente en la sala de estar.

En el modo Juego, mejora mucho más la experiencia de los sonidos de los videojuegos, eso por no mencionar la tecnología de cancelación de ruido que elimina las distorsiones. Por lo demás, es compatible con Playstation 4 y con Xbox One.

Dijimos que fuera cables, así que la Samsung HW-R450 no incluye ni entradas ni salidas de vídeo. Para sincronizarse con el Smart TV se vale de la entrada de audio tradicional y de una entrada óptica.

Teniendo en cuenta esto, les recomendamos que el televisor disponga de Bluetooth, para enviar en tiempo real el sonido hacia la barra. Si queremos reproducir música desde alguna unidad externa, tiene al menos una entrada USB 2.0.

Otra de las ventajas de no tener cables, es que simplifica la la reproducción de contenidos almacenados en el smartphone, tablet o portátil.

La aplicación Samsung Audio Remote nos da la posibilidad de controlar la barra aunque no tengamos el control remoto a mano.

Con el respaldo de la marca, Bose 700

[amazon box=»B07FHHL862″]

Como corresponde a una marca de sonido de elite, de precio elevado. De ahí derivan las principales objeciones.

Por calidad de sonido y por diseño uno de los modelos punteros. Compatible con el sistema DTS (prestación que no traía el modelo 500).

Se puede complementar con un subwoofer aunque, de no estar el televisor en una estancia enorme, no hace falta. La potencia y fidelidad del audio es máxima así como la sensación envolvente.

También cuenta con el dispositivo Alexia aunque, según algunos usuarios, resulta algo complicada su configuración.

Si no queremos salirnos de la marca, pero la 700 nos parece muy costosa, una versión más asequible y reducida, con bastante buenas prestaciones es la [amazon link=»B01AWLPUAG» title=»Bose Solo 5″]